Alcohol y diabetes





Diabetes y alcohol, una mala combinación.

Descubre en esta cápsula los daños que produce el daño que produce el consumo de alcohol, más cuanto vives con diabetes. El alcohol hace que tu hígado trabaje más, esto incremena el riesgo de hipoglucemia y el aumento de peso.

Tú médico es el único que puede decirte si puedes tomar y cuánto. Recuerda que siempre que tomes alcohol debe ser acompañado de alimentos y evitar mezclarlo con jugos o bebidas azucaradas. Después de haber consumido alcohol debes ser mucho más cuidadoso y realizar mediciones periódicas de tus niveles de azúcar por lo menos por 24 horas.

No tomes si no te sientes bien.
No te pases de lo que tu médico te permitió.
Si te sientes mal, debes avisar.
Procura tener siempre contigo una tarjeta plastificada, una pulsera o placa que indique que tienes diabetes y que tenga un número de emergencia.
Date una oportunidad y ¡Gánale a la diabetes!